Tag Archives: consejo sanitario

Los malos humos

26 Oct

Por distintos motivos hoy estoy un poco que muerdo, así que cuidadín 😉

Esta mañana he ido caminando desde mi casa hasta la facultad de medicina. Como siempre, un poco más y me tengo que poner mascarilla anti-gas para poder salvar el trayecto respirando aire puro. El humo de los coches lo noto menos, porque yo voy por la acera y ellos por la calzada (aunque no por eso deja de joderme), pero el humo de los cigarros me mata. Aunque en fin, entiendo que se trata de la vía pública y no soy tan talibán como para sugerir que se prohíba fumar también en la calle, no va por ahí la cosa.

Las aceras de la avenida donde vivo no son muy anchas y siempre están muy concurridas. Juraría que más de la mitad de las personas con las que me cruzo van con un cigarrillo encendido, de forma que voy siempre envuelta en una neblina que me asfixia y me hace toser. Hay que sumar cuando paso al lado de una marquesina de autobús, donde muchísimos de los que esperan están también fumando, ahí en plan concentración. Me quedo con ganas de apagarles el cigarrillo en el ojo, pero me las aguanto, qué le vamos a hacer.

El factor clave que hace que las calles por las que camino sean un hervidero de gente (incluyendo a fumadores) es que en ellas se encuentran el Hospital Traumatológico (al lado de mi casa) y el San Cecilio (al lado de Medicina), y alrededor de los hospitales siempre hay mucho trasiego. Eso lo puedo comprender. Lo que no entiendo y me llena de estupor es el hecho de que también contribuyan al humo que respiro muchos médicos y trabajadores del hospital, que se paran a fumar a lo largo de toda la acera. Sin quitarse la bata. Ahí, con dos cojones.

Lo sé, lo sé. Los médicos, los enfermeros, los farmacéuticos, los fisios, los auxiliares… TODO el personal sanitario, por encima de ser personal sanitario, es persona (hasta yo : P). Y las personas nos caracterizamos por ser bastante incongruentes… porque en fin, hay que serlo para insistir en fumar después de la caña que te dan en la facultad con la nicotina, el alquitrán y el resto de porquería. Pero bueno, como digo somos seres humanos y nadie está a salvo de tener una pequeña adicción.

El problema es que, tal y como yo lo veo, cualquier sanitario tiene entre sus competencias la EDUCACIÓN SANITARIA, aparte de las labores puramente asistenciales. Y dime tú con qué cara les dices a tus pacientes que es mejor que dejen el tabaco si 5 minutos antes te acaban de ver fumando como un descosido en la puerta del hospital. Amigo mío, acabas de firmar tu sentencia para tener credibilidad cero. Porque la salud debe promocionarse con actos, no sólo con palabras. Jopé, que una cosa es que tu familia y tus colegas sepan que fumas y otra que le des ese “ejemplo” a tus pacientes (que te conocen únicamente como sanitario, no como persona).

Es como si ves a un bombero prendiéndole fuego tranquilamente a un árbol en la calle (asumimos que es bombero de verdad  -con su uniforme reglamentario- y que no viene de ninguna despedida de soltera). Seguramente te quedarías con cara de “¿¿cómorrr??”.

– Oiga, señor bombero, pero qué hace…

– Pues nada, ¿no lo ves? Que es mi descanso de media mañana, y a mí esto me relaja cantidad.

– Yaaa, pero… ¿por qué no quema papelitos en su casa? Que es, no sé, como menos peligroso…

– Que más quisiera yo que limitarme a eso, hijo, pero no puedo. Soy un poco pirómano y tal, me vienen las ganas y no puedo evitarlo, es donde me pille.

– Joder, pero es que encima hoy es un día de bastante viento. Se va a extender el fuego y el incendio de Roma va a ser chico al lado de éste.

– Mira, chaval, que no me des más la brasa. Si esto se me va un poco de las manos, llamo a mis compañeros que vienen con el camión cisterna y arreglado. Es que es increíble, ya no puedes ni emplear tu rato libre como quieras sin que venga a recriminarte el histérico de turno.

– …

Absurdo. Absurdo, absurdo, absurdo.

Pues eso. Que los sanitarios al menos podían quitarse la bata si es que van a fumar en la acera (lo que tampoco estaría mal a efectos de asepsia y esas cosas).

…Y qué bien se queda una después de desahogarse xDD

Protección solar: imprescindible

12 Jul

Por fin ha llegado el verano. Llevo ya más de un mes en Almería, disfrutando felizmente de la playa (ah, qué bien me ha sentado este junio sin exámenes) y trabajando por las mañanas en la farmacia. Precisamente a estos dos ítems (farmacia y playa-sol) dedico esta entrada, para recordar unas cuantas cosas que todos sabemos pero que no debemos olvidar.

Lo admito: todos los veranos, y éste no va a ser una excepción, soy pesadísima con la protección solar. Creo que la imagen de mi persona con un bote de crema en la mano, ofreciéndola de forma insistente (y hasta ligeramente angustiada cuando alguien no me hace caso y se expone inconscientemente) son ya una constante entre mis amigos. Y este año, con el blog, también puedo dar la brasa de forma virtual, mira tú por donde.

Empecemos por el principio, y el principio es que seamos conscientes de que sólo tenemos una piel para toda la vida (“bah, qué tontería… esta chica ha descubierto la pólvora”, pensará alguno). Pues esta idea tan simple parece que muchas personas no la tienen clara. Todos de vez en cuando pecamos de insensatos, pero de verdad que es muy fácil ir a la playa y no quemarse. Muy, muy fácil. Tan sencillo como no hacer el cafre los primeros días: no tirarse 54151387 horas seguidas y ponerse protección solar a intervalos de una hora más o menos. También es aconsejable empezar con un factor más o menos alto, 50 ó 30; y ya conforme pasen los días podemos ir bajándolo poco a poco. De todas formas, por avanzado que esté el verano y por muy morenos que estemos ya, NUNCA debemos ir a la playa sin protección, y el factor NUNCA debería ser menor de 15.

Respecto al factor de protección solar (FPS o SPF, en inglés), las distintas marcas comerciales tienen la manía de no unificarlos nunca, a pesar de que hace unos años se acordó que las distintas cremas y leches solares se dividirían en “protección baja”, “protección media” y “protección alta”. Pues como si oyeran llover, oye. Así, tenemos cremas que llegan hasta un FPS de 90, otras se quedan en 50, otras en 50+… y algunas tienen FPS intermedios que no existen en otras marcas: 20, 25, 35, 65… ¿Cuál es el factor correcto, qué diferencia hay?

Pues aquí está la verdad de la vida: apenas hay ninguna. La fotoprotección sigue una especie de curva, como vemos en la imagen. Cuanto más aumenta el FPS, la reducción de rayos UV lo hace más lentamente; es decir, que hay mayor diferencia de un FPS 6 a un FPS 15 que de un FPS 50 a uno 90. Vamos, que no tengamos la sensación de “huy, voy super protegido porque llevo un FPS 90”, porque prácticamente por encima del FPS 20 ya no hay mucha diferencia.

La otra verdad de la vida es que los protectores solares de los que estamos hablando son químicos; y sólo los físicos (óxido de zinc y talco) bloquean todos los rayos solares, es decir, ofrecen una protección solar completa (son las típicas cremas blancas que por mucho que las extiendas no se absorben bien y te dejan el cuerpo blanco. Claro, protegen porque reflejan el sol y no dejan pasar ni un rayo). Por el contrario, los protectores químicos, que son los que usamos normalmente, sí dejan pasar la radiación y no hay evidencia científica de que prevengan el cáncer de piel (por el contrario, incluso podrían aumentar el riesgo, porque dan una falsa sensación de seguridad y hacen que estemos más tiempo expuestos al sol). Pero ojo, lo que sí es cierto es que estos últimos son útiles para evitar las lesiones agudas (quemaduras) y que las quemaduras se asocian a un mayor riesgo de melanoma.

Total, que lo mires como lo mires:

  • hay que echarse protección solar. Y varias veces al día y de forma generosa, además: no vale eso de “me echo una pizquita al llegar a la playa y ya no me vuelvo a acordar en todo el día”.
  • si efectivamente vamos a pasar muchas horas en la playa, no estaría de más llevar un gorro, o mejor, una sombrilla. No hay más que fijarse en esas reuniones multitudinarias de madres que se bajan a la playa a darles el bocata a sus hijos y a cotillear, ¡levantan unos campamentos enormes de sombrillas! Tomemos ejemplo, las madres son sabias.
  • evitar las horas de mayor exposición, de 12 a 4 de la tarde.
  • por favor, por favor, los que tengáis lunares y/o manchas en la piel… aún más a rajatabla debéis seguir estos consejos. Y por supuesto, vigilad las manchas frecuentemente por si hay algún cambio, momento en el que debéis acudir al médico.

Así que no seamos tontos: este verano, protección solar a mansalva. Échaosla o que os la echen (un plus agradable ;)). De verdad que son 5 minutos cada vez, y nuestra piel nos lo agradecerá, ahora y a largo plazo.

(*) La imagen está tomada de la Revista Peruana de Dermatología. Da una información muy buena, aquí dejo el link.