Archivo | Farmacia RSS feed for this section

El grado justo de humedad

9 Abr

Vivo en Granada desde hace ya unos diez años y los dioses saben que adoro esta ciudad. No me importaría acabar aquí mis días, sigo teniendo a un paso la ciudad donde empecé a vivirlos y, entretanto, es un placer gastarlos aquí. Pero.

Siempre hay un pero, por ínfimo que sea.

Por haber visto la luz en una ciudad costera, y haber vivido allí hasta la edad adulta, hay cierta característica atmosférica que inevitablemente encuentro a faltar en este lugar. La humedad en el aire, una cosa tan pequeña pero que parece mentira que se pueda notar tanto, especialmente cuando regreso tras pasar un tiempo en Almería. El pelo, la piel, todas las mucosas de mi cuerpo. Despertarme varias veces en medio de la noche para beber agua, y calmar así la quemazón de la garganta. Al cabo de unos días el organismo se acostumbra y todo vuelve a normalizarse, pero hay una parte de mi cuerpo que, con testarudez extrema, se niega a adaptarse: las manos.

Siempre secas, los nudillos en invierno entre rojos y violáceos. Más de una vez, incluso este año, que apenas ha hecho frío, se me han abierto esas pequeñas bocas que sangran y que escuecen tanto, los sabañones. Sucede cuando la piel se reseca tanto que no da para más, deja de ser elástica y se rinde. Y, mientras tanto, yo probando una crema detrás de otra sólo para descubrir que nada sirve.

Hasta que la semana pasada adquirí una nueva en la farmacia, de avena y urea. Y el efecto ha sido tan sorprendente que lo único que he podido hacer ha sido cerrar los ojos y archivarlo en mi colección de recuerdos de perfecta felicidad doméstica. Y dar las gracias mentalmente a los compañeros farmacéuticos que mezclaron en las proporciones perfectas agua, urea, glicerina y un puñadito de excipientes destinados a crear consuelo y confort para mis pobres manos castigadas. Algo que parece tan tonto, que no es ni por asomo tan espectacular como curar de verdad a alguien, pero que únicamente pueden hacer personas de mi gremio y que también es necesario. Así que, como digo, hoy he sentido agradecimiento hacia mi profesión por devolverme una serie de cosas que no son básicas pero que hacen la vida más agradable. El tacto, la caricia y la memoria de mi ciudad junto al mar.

Cremitas y afeites

20 May

cremaTodavía no sé muy bien por qué acepté cuando en la farmacia me ofrecieron hacerme una limpieza facial gratis, con lo perezosa que he sido siempre para estas cosas. Me pillaría floja, supongo. El caso es que dije que sí, me dieron cita y ahora mismo acabo de llegar a casa después de pasar por manos de la esteticista, o lo que sea. Ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida.

Llego, paso a la rebotica y la buena mujer me recibe. Mientras me da dos besos me pregunta mi nombre y al decírselo se le ilumina la cara “¡Anda! Mi hija también se llama Virginia”. Luego, mientras me tumbo en la camilla, me pregunta mi edad y se sorprende, me dice que parezco cuatro o cinco años menor. Toda la vida me ha pasado lo mismo, pero ahora me empieza a gustar la equivocación, así que perfecto. Hasta este momento, todavía me caía medio bien.

– Y cuéntame, ¿por qué te pusieron Virginia? Por tu edad, me estoy imaginando que por lo mismo que yo se lo puse a mi hija: cuando yo era joven daban una telenovela que me encantaba y la protagonista se llamaba así.

– No, en mi caso es un nombre familiar. Mi bisabuela se llamaba Virginia, y ya vamos por la cuarta o quinta generación, creo.

– ¿Ah, sí? ¿Y no sabes que es malísimo repetir nombres en la familia? ¿Has oído hablar de la biodescodificación?

– No.

– Pues si te interesa, búscalo.

–…

Vale, señora. Mira que me temía que era una chorrada de las buenas, pero soy curiosa y no he podido evitar buscarlo (supongo que por eso me dedico a la investigación). El InMundo, ese medio de reconocido rigor periodístico, me da por fin las claves. Oh, cielos. Mis peores temores se confirman: soy una hoja vieja, estoy viviendo un destino que no me pertenece. No obstante, logro sobreponerme a la terrible conmoción y seguimos hablando:

– ¿Quieres que te ponga una mascarilla? Te iría genial, son sólo 4,90€.

– No.

He bajado a la farmacia jurándome que no iba a dejar que me vendieran nada, y ahora no acepto por dos motivos: por principios y porque por 4,90€ me puedo tomar una caña con su correspondiente tapa y un helado, que seguro que me sientan muchísimo mejor. A la señora, de todas formas, no le ha debido hacer mucha gracia mi respuesta, porque empieza a tirarme pullitas:

“Ya tienes una edad como para empezar a cuidarte la piel en serio”.

“Mira qué flácida la tienes (mientras me tira de los mofletes). Es una pena, está muy envejecida y te echa años encima.” Sí, fíjate si debe ser así que al conocerme has pensado que era más joven de lo que soy, desequilibrada.

– ¿Qué crema utilizas?

– Una hidratante, normal –que me echo de higos a brevas, cuando me acuerdo o cuando me noto la piel muy tirante, pero eso no se lo voy a decir.

– Sí, ¿pero cuál? ¿De qué casa?

– …una del Mercadona.

– ¡Del Mercadona! – está horrorizada, creo que me va a echar a la calle – Pero al menos te desmaquillarás todos los días, ¿no? ¿Utilizas tónico? Eso es muy importante.

Le aseguro que cuando me maquillo, lo que ocurre raras veces, sí. Me callo que el desmaquillante y el tónico también son de Mercadona, porque me da miedo que antes de echarme a la calle me tire de la camilla y me escupa cuando esté en el suelo.

“Bueno, Virginia, pues cuando empieces a cuidarte la piel en condiciones tendrás una piel en condiciones” (y no como ahora, que da asco).

– ¿Y cuándo fue tu última limpieza?

– Ehh… ¿nunca?

Se queda mirándome seria, muy seria… y al final me contesta:

– ¿NUNCA? ¿Y tú quieres estar guapa y tener una piel radiante? (porque no lo estás consiguiendo, querida).

En fin, es una suerte que no sea mi objetivo principal en esta vida, ¿eh?

Por último, me aprieta un aparato que emite pitidos (parecido a un bolígrafo) contra distintos puntos de la cara. Lee el numerito que sale en la pantalla y me da el diagnóstico: tengo la piel FA-TAL, como ya sabíamos, y todo por mi culpa, por no ser una señorita y no cuidármela como se debe. Sin embargo, también hay buenas noticias para mí: a pesar de lo que la maltrato, mi piel también es muy agradecida y aún estoy a tiempo de desacelerar el inexorable proceso que me llevará a la senectud prematura y me condenará a la invisibilidad por no ser bella. Sólo tengo que aplicarme frecuentemente una crema que me recomienda, de una conocida casa comercial:

– Si quieres te puedo decir el precio, seguro que no es mucho más cara que esa que te echas tú, que es como si tiraras el dinero. ¿Qué te cuesta, diez euros?

– Seis.

–… ¿Y de verdad te crees que una crema de seis euros es efectiva? –está muy seria otra vez.

Pues mira, aquí le doy la razón: no, no creo que una crema de seis euros sea la maravilla de las maravillas. Pero tampoco una de veinte. De hecho, no creo que se diferencien una cosa loca: es la ventaja de ser farmacéutica y haber realizado tus propias cremas en el laboratorio de galénica, que te vuelves bastante escéptica con los productos milagro y de belleza en general. Pero eso tampoco se lo digo, que todavía me voy a mi casa apaleada. Así que le doy las gracias por su tiempo y sus consejos, y me marcho.

Y quitando lo gracioso, la verdad es que me voy preocupada. ¿En qué tipo de sociedad vivimos, que nos obliga a las mujeres a mantenernos jóvenes y guapas y nos recrimina si no lo hacemos? ¿En qué momento hemos empezado a normalizar esta presión, incluso por parte de otras mujeres? ¿No sería más lógico que entre nosotras nos cuidáramos y nos defendiéramos? Por suerte a mí estas situaciones siempre me han resbalado bastante, pero ¿cómo de angustiadas saldrán otras chicas después de esta limpieza “gratuita”?

Y es importante cuidarse la piel, claro que sí, por salud y bienestar. Pero cuando empieza a rayar en la obsesión por “estar guapa y radiante”, tenemos un problema. O al menos a mí me lo parece.

Adiós, 2012

28 Dic

estrella recortadaEn 2006 (qué barbaridad, cómo pasa el tiempo), justo en mi primer año de carrera, conocí en mi residencia universitaria a una chica a la que llamaremos B por conservar su anonimato, que no tengo ni idea de si le hará gracia aparecer en este blog mío. A pesar de no caernos muy bien al principio (hecho que disimulamos con mucha elegancia y que nos confesamos a los años), con el tiempo nos hicimos buenas amigas e incluso acabamos compartiendo piso.

Y a lo largo de los años…

…hemos hecho numerosos viajes.

…hemos redactado apuntes a cuatro manos de casi todas las asignaturas de la carrera.

…hemos compartido fiestas, jolgorios y confidencias.

…hemos tenido pequeñas discusiones por las labores domésticas.

…hemos comido cantidades ingentes de chocolate, palomitas y porquerías varias.

…hemos ido al cine casi de incógnito a ver películas de las que nos avergonzamos pero a las que no estamos dispuestas a renunciar.

…hemos llorado juntas en el cine y también cada una por su lado, cuando tocaba (creo que sobre todo yo, que siempre he sido más llorona). Y la otra siempre ha estado al pie del cañón para consolar.

…nos hemos asistido mutuamente en situaciones médicas, emergencias o no: acompañamiento en análisis de sangre, curas de heridas, viajes de urgencia al hospital. Incluso en hechos que al final no eran tan preocupantes como creíamos (“mira… no te asustes, pero creo que estás vomitando sangre”) ¬¬.

…hemos compartido lecturas, hemos arreglado el mundo con nuestras charlas, hemos aprendido de otros y después hemos tratado de transmitir esas enseñanzas.

…hemos esperado con auténtica ansiedad resoluciones del Ministerio.

…nos hemos reído hasta que se nos han saltado las lágrimas por las cosas más absurdas…

…y así podría seguir y seguir.

Y esta entrada, que probablemente será con la que despida este año 2012, se la quiero dedicar a mi amiga B porque no sé si dentro de poco tendré que despedirla a ella también. El camino que hemos escogido, el investigador, es un camino duro y arduo(*), y cuando se presentan buenas oportunidades hay que ir tras ellas. A ella se le ha presentado una en otra ciudad y ha probado suerte: pronto sabremos el resultado. Y aunque por supuesto que la echaré muchísimo de menos si finalmente se va, le deseo todo lo mejor. ¿Cómo podría no hacerlo? Es que a ver, con ella vi el último capítulo de Lost, sólo eso debería daros una idea de lo muy importante que ha sido -y es- B. Y también sabemos ambas que como finalmente Ian Somerhalder haga el papel de Christian Grey (soy consciente de que las visitas de este blog van a aumentar mucho después de escribir estos dos nombres, mejor para mí) correremos a reunirnos en la ciudad que sea para ir al cine, con el cuello de la gabardina subido para que nadie nos reconozca y a pesar de todo lo que hemos despotricado de los libros.

Pero suceda lo que suceda, sé que le irá bien.

Y te irá bien porque eres brillante, trabajadora y tendrás éxito allí donde vayas.

Millones de gracias por los años universitarios, esos que dicen que son los mejores y que sin ti no hubieran sido lo mismo. Y por muchísimas cosas buenas de mi vida que llegaron de tu mano.

Sabes que tienes casa en Almería, Granada y en cualquier lugar en el que haya un techo sobre mi cabeza.

Mucha, muchísima suerte. Todos tus amigos estamos cruzando los dedos, pero a la vez estamos convencidos de que sabrás sacarle partido a la situación final, sea la que sea.

Y feliz año 2013, claro. Y que venga cargado de éxitos para todos los que empezamos.

EDITO:  B me acaba de llamar para contarme que le han dicho que sí!! Ay, tengo mucha pena, pero a la vez me alegro un montón… Pero no voy a decir adiós, es un HASTA LUEGO =)

lab

(*) Y vaya que no, el tema de lo bien que nos hubiera ido si en primero de carrera nos hubiéramos buscado a un chavalillo apañado con farmacia también ha sido una conversación recurrente entre nosotras -en parte en broma, en parte en serio-, sobre todo en los momentos de mayor desesperación, tirones de pelo y caos y destrucción. Pero es que nosotras somos muy vocacionales, oye.

Protección solar: imprescindible

12 Jul

Por fin ha llegado el verano. Llevo ya más de un mes en Almería, disfrutando felizmente de la playa (ah, qué bien me ha sentado este junio sin exámenes) y trabajando por las mañanas en la farmacia. Precisamente a estos dos ítems (farmacia y playa-sol) dedico esta entrada, para recordar unas cuantas cosas que todos sabemos pero que no debemos olvidar.

Lo admito: todos los veranos, y éste no va a ser una excepción, soy pesadísima con la protección solar. Creo que la imagen de mi persona con un bote de crema en la mano, ofreciéndola de forma insistente (y hasta ligeramente angustiada cuando alguien no me hace caso y se expone inconscientemente) son ya una constante entre mis amigos. Y este año, con el blog, también puedo dar la brasa de forma virtual, mira tú por donde.

Empecemos por el principio, y el principio es que seamos conscientes de que sólo tenemos una piel para toda la vida (“bah, qué tontería… esta chica ha descubierto la pólvora”, pensará alguno). Pues esta idea tan simple parece que muchas personas no la tienen clara. Todos de vez en cuando pecamos de insensatos, pero de verdad que es muy fácil ir a la playa y no quemarse. Muy, muy fácil. Tan sencillo como no hacer el cafre los primeros días: no tirarse 54151387 horas seguidas y ponerse protección solar a intervalos de una hora más o menos. También es aconsejable empezar con un factor más o menos alto, 50 ó 30; y ya conforme pasen los días podemos ir bajándolo poco a poco. De todas formas, por avanzado que esté el verano y por muy morenos que estemos ya, NUNCA debemos ir a la playa sin protección, y el factor NUNCA debería ser menor de 15.

Respecto al factor de protección solar (FPS o SPF, en inglés), las distintas marcas comerciales tienen la manía de no unificarlos nunca, a pesar de que hace unos años se acordó que las distintas cremas y leches solares se dividirían en “protección baja”, “protección media” y “protección alta”. Pues como si oyeran llover, oye. Así, tenemos cremas que llegan hasta un FPS de 90, otras se quedan en 50, otras en 50+… y algunas tienen FPS intermedios que no existen en otras marcas: 20, 25, 35, 65… ¿Cuál es el factor correcto, qué diferencia hay?

Pues aquí está la verdad de la vida: apenas hay ninguna. La fotoprotección sigue una especie de curva, como vemos en la imagen. Cuanto más aumenta el FPS, la reducción de rayos UV lo hace más lentamente; es decir, que hay mayor diferencia de un FPS 6 a un FPS 15 que de un FPS 50 a uno 90. Vamos, que no tengamos la sensación de “huy, voy super protegido porque llevo un FPS 90”, porque prácticamente por encima del FPS 20 ya no hay mucha diferencia.

La otra verdad de la vida es que los protectores solares de los que estamos hablando son químicos; y sólo los físicos (óxido de zinc y talco) bloquean todos los rayos solares, es decir, ofrecen una protección solar completa (son las típicas cremas blancas que por mucho que las extiendas no se absorben bien y te dejan el cuerpo blanco. Claro, protegen porque reflejan el sol y no dejan pasar ni un rayo). Por el contrario, los protectores químicos, que son los que usamos normalmente, sí dejan pasar la radiación y no hay evidencia científica de que prevengan el cáncer de piel (por el contrario, incluso podrían aumentar el riesgo, porque dan una falsa sensación de seguridad y hacen que estemos más tiempo expuestos al sol). Pero ojo, lo que sí es cierto es que estos últimos son útiles para evitar las lesiones agudas (quemaduras) y que las quemaduras se asocian a un mayor riesgo de melanoma.

Total, que lo mires como lo mires:

  • hay que echarse protección solar. Y varias veces al día y de forma generosa, además: no vale eso de “me echo una pizquita al llegar a la playa y ya no me vuelvo a acordar en todo el día”.
  • si efectivamente vamos a pasar muchas horas en la playa, no estaría de más llevar un gorro, o mejor, una sombrilla. No hay más que fijarse en esas reuniones multitudinarias de madres que se bajan a la playa a darles el bocata a sus hijos y a cotillear, ¡levantan unos campamentos enormes de sombrillas! Tomemos ejemplo, las madres son sabias.
  • evitar las horas de mayor exposición, de 12 a 4 de la tarde.
  • por favor, por favor, los que tengáis lunares y/o manchas en la piel… aún más a rajatabla debéis seguir estos consejos. Y por supuesto, vigilad las manchas frecuentemente por si hay algún cambio, momento en el que debéis acudir al médico.

Así que no seamos tontos: este verano, protección solar a mansalva. Échaosla o que os la echen (un plus agradable ;)). De verdad que son 5 minutos cada vez, y nuestra piel nos lo agradecerá, ahora y a largo plazo.

(*) La imagen está tomada de la Revista Peruana de Dermatología. Da una información muy buena, aquí dejo el link.

Novedades farmacéuticas: los “preservativos azules”

12 May

Leyendo Público me he encontrado con esta noticia que me ha parecido que da que pensar. Se trata de unos condones que pretenden comercializarse antes del verano de 2012, y cuya novedad es que van impregnados con una sustancia vasodilatadora en su interior. Vamos, que parece que pretenden ser una alternativa a Viagra (sildenafilo). Los ha desarrollado la empresa de biotecnología Futura Medical y la información referente a este nuevo producto podéis leerla aquí (en inglés). Está previsto que los comercialice la marca Durex.

Pueden suponer una clara ventaja respecto al sildenafilo, ya que supongo que por el simple hecho de la que la administración sea local en lugar de por vía oral tendrían muchos menos efectos secundarios (Viagra tiene un montón: cefalea, dolor de espalda, fiebre, visión borrosa…y está especialmente contraindicada en enfermos cardiovasculares, que tienen que tener muchísimo cuidado si la toman). Sin embargo, respecto a estos nuevos preservativos también habría que tener en cuenta una serie de puntos, como cuál sería la frecuencia de uso recomendable (…sabemos que una erección permanente duele, aparte de que no es muy bueno para la salud) y qué tipo de control se establecería para que esta frecuencia se cumpliera. Porque supongo que la venta se realizaría de forma libre, al igual que la de los otros preservativos “normales”. Y ya me veo a un montón de gente joven y sana comprando el condón de marras sin que les haga falta en realidad, porque la disfunción eréctil en la gran mayoría de estos casos suele ser de origen psicológico (principalmente por inseguridad y nervios). Bueno, es que ni siquiera se consideraría disfunción eréctil como tal, no hay que poner ya esta etiqueta si se está pasando por una época de estrés o si únicamente ha ocurrido un par de veces. Y en estas ocasiones, bajo mi punto de vista, más que correr a comprar el “condón-viagra” sería más positivo buscar las causas y sentarse a hablar. Si es que uno quiere vivir una sexualidad sana y plenamente desarrollada, por supuesto.

De todas formas, me imagino que si se vende como un condón normal es porque el efecto no será muy marcado (por supuesto, no será equiparable a la viagra). El gel vasodilatador del interior del preservativo, por cierto, será un fármaco que se utiliza ahora para la angina de pecho (nitroglicerina o gliceril trinitrato) y los de Futura Medical lo van a comercializar bajo el nombre de Zanifil tópico.

¿A vosotros que os parece? A mí, de entrada, que habrá que andarse con ojo.

Licencias obligatorias sobre medicamentos: el resquicio de la OMC sobre ADPIC

5 May

¿Durante cuántos años debería cobrar un cantante o discográfica por una canción? ¿Un arquitecto debería “patentar” un edificio y estar recibiendo dinero por él hasta mucho tiempo después de su construcción? ¿Y los cuadros, son patentables, especialmente si se colocan en un lugar público? Igual los pintores deberían ser remunerados más allá del precio de venta de la pintura en sí…

Todas estas cuestiones sobre propiedad intelectual, que a veces en los países desarrollados son simplemente fastidiosas, se vuelven especialmente sangrantes si nos trasladamos a países en vías de desarrollo y hablamos de medicamentos y patentes. Debido a la patente, un medicamento tiene un precio elevado durante los veinte años de duración de ésta, haciéndose inaccesible para millones de personas en los países más empobrecidos.

Y aquí es donde entra en juego la licencia obligatoria. De primeras, veamos la definición que aparece en el glosario de términos de la OMC (Organización Mundial del Comercio): una licencia obligatoria (en adelante LO) es “aplicable a las patentes cuando las autoridades conceden licencia a empresas o personas distintas del titular de la patente para usar los derechos de la patente — fabricar, usar, vender o importar un producto protegido por una patente (es decir, un producto patentado o un producto fabricado por un procedimiento patentado) — sin el permiso del titular de la patente. Permitido en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC (Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio) a condición de que se cumplan ciertos procedimientos y condiciones”. Es decir, que gracias a la LO se puede fabricar un producto patentado sin la autorización de su titular, y esto puede hacerlo el gobierno de cualquier país. Como se hace evidente, si un país pobre adopta una LO la relación de fuerzas Estado-multinacional farmacéutica da un vuelco.

Como leemos en la página de la OMC, para solicitar una LO previamente se ha tenido que negociar con el propietario de la patente una licencia voluntaria. Cuando no hay acuerdo, es cuando puede emitirse la LO. Entonces el titular de la patente tiene que recibir una especie de pago compensatorio, que no está fijada por ADPIC. De hecho, ni siquiera es necesario que el propietario la juzgue adecuada: la decide el gobierno y se acabó. A cambio, la LO no se concede en exclusiva al gobierno, sino que el titular de la patente puede seguir fabricando el producto. Por cierto, tampoco hace falta que un país se encuentre en estado de emergencia sanitaria para pedir una LO, sino que puede decidir libremente los motivos por los que considera que es necesario.

Seguro que llegados a este punto ya estamos bastante perplejos. ¿Cómo la OMC, que protege los intereses comerciales y no los sanitarios, permite algo tan “perjudicial”? (O tan sensato, viéndolo desde el punto de vista coherente). ¿Fue  de motu propio? Pues no, se logró en la cumbre ministerial de la OMC en Qatar (2001), de donde surgió la “Declaración de Doha sobre ADPIC y Salud Pública”, gracias a la presión de los dirigentes y representantes de los países en vías de desarrollo, así como al apoyo de organizaciones como Médicos sin Fronteras o Health Action International. En esta declaración se reconoció por primera vez que los gobiernos tienen todo el derecho a pasar de las patentes y a fabricar medicamentos genéricos más baratos en aras de la protección de la Salud Pública. Casi nada.

A pesar de ello, la industria farmacéutica rabia y patalea cuando se intenta aplicar una LO aunque ésta sea totalmente legal, como sucedió en Brasil en 2007, cuando se emitió una LO para efavirenz, un medicamento para el SIDA. Merck intentó recurrirla, pero por suerte al final se dio la razón al gobierno de Lula da Silva. Desde entonces, otros países como Tailandia y Ecuador también han utilizado las licencias obligatorias. Y la India se ha convertido en un país bastante odiado por fabricar medicamentos genéricos que luego se distribuyen en los países pobres a un precio sensiblemente más bajo que los medicamentos “de marca”; viéndose envuelta en demandas como ésta, interpuesta por Novartis (que afortunadamente perdió el caso).

Y  sin embargo, hoy en día la industria farmacéutica y EE.UU siguen presionando y tratando de intimidar a los países pobres para que no emitan LO (pero luego EE.UU sí se permite emitirlas para productos de uso militar, como gafas protectoras o ingenios de camuflaje… ay, estos pistoleros). Y, por cierto, los países miembros de la UE (entre ellos España, claro) anunciaron a la OMC, amablemente, que voluntariamente no utilizarían la LO importando medicamentos genéricos de otros países (como India, por ejemplo). Absurdo. ¿Sabéis lo carísimos que son los medicamentos que se dispensan en los hospitales, como antirretrovirales, anticuerpos monoclonales y medicamentos para el cáncer? Adquirirlos a golpe de licencia obligatoria supondría un ahorro bestial para el Estado, que vendría genial en estos tiempos de crisis. Pero no, no se vayan a enfadar los amiguitos estadounidenses…

Recapitulando: no es ético dejar que muera gente y que se arruinen Estados en aras de la propiedad intelectual de unos cuantos (y esos cuantos son multimillonarios, recordemos). El espíritu científico y sanitario debe ser algo totalmente opuesto; y ahora recuerdo a Marie Curie y a su negativa de patentar sus investigaciones sobre el radio, sobre todo una vez que se descubrió que tenía uso médico. Lo que vivimos es un ejemplo más del capitalismo salvaje en el que estamos inmersos,  que si no lo frenamos irá acelerándose cada vez más. De momento, y aunque sea un logro humilde y no debamos conformarnos con eso, en la LO tenemos una herramienta útil para la salud (y la economía) de los pueblos. Aprovechémosla.

Enfermedades olvidadas: la leishmaniosis

17 Feb

Mientras que en el primer mundo las campañas del terror nos hacen luchar contra enfermedades que más tarde se ha visto que no son tan importantes (véase el caso de la gripe A el pasado invierno), en el tercero la gente muere diariamente a causa de enfermedades que son muy reales. Son dolencias que no aparecen en los medios de comunicación pese a cobrarse la vida de miles de personas cada año, y a las que por supuesto las industrias farmacéuticas no dedican grandes sumas de dinero en investigación. Una de estas enfermedades es la leishmaniosis (también conocida como leishmaniasis).

Se han descrito casos de leishmaniosis en casi todos los continentes, excepto en Australia y en la Antártida. La leishmaniosis del Nuevo Mundo afecta sobre todo a los países latinoamericanos, y la del Viejo Mundo a países de Europa, África y Asia. La enfermedad es endémica en numerosos países de la cuenca mediterránea, entre ellos España. Por supuesto, se cumple respetuosamente el binomio enfermedad-pobreza, así que países endémicos como el nuestro no se ven muy afectados.

¿Qué es y cómo se manifiesta?

La leishmaniosis es una enfermedad que afecta tanto a personas como a animales (perros, gatos) y que está provocada por un protozoo parásito llamado Leishmania. Existen diferentes especies de este parásito: en nuestro país predomina Leishmania infantum. Es una enfermedad vectorial, es decir, se transmite a través de la picadura de un vector, que en este caso es un mosquito denominado flebótomo. Por tanto, el contagio se da única y exclusivamente si el flebótomo pica a personas infectadas y luego a personas sanas, aunque también puede ocurrir con transfusiones de sangre, compartiendo jeringuillas, etc.

Leishmanisis cutánea

Existen diferentes formas clínicas de la enfermedad, en función de la especie de Leishmania involucrada (aunque también parecer ser que influye la respuesta inmune del hospedador, esto es, de la persona o animal). Así pues, podemos distinguir  fundamentalmente entre leishmaniosis cutánea, leishmaniosis cutáneo-mucosa y leishmaniosis visceral. La leishmaniosis cutánea es la más benigna y consiste en la aparición en la piel de una úlcera o llaga con el borde endurecido , que por lo general cura espontáneamente. La leishmaniosis cutáneo-mucosa consiste en una inflamación y posterior destrucción ulcerosa de las mucosas de nariz y boca. Y la leishmaniosis visceral (o kala-azar) es la variedad que más muertes provoca, sobre todo en países en vías de desarrollo como Brasil, Sudán, India o Bangladesh. Cursa principalmente con hepatoesplenomegalia (inflamación de hígado y bazo), situación muy peligrosa que puede llevar a la muerte.

Leishmaniosis visceral

 

¿Y en España?

En España, como hemos dicho, la especie endémica es Leishmania infantum, que provoca fundamentalmente leishmaniosis cutánea. No obstante, en nuestro país la enfermedad afecta más a los perros, como saben aquellos que son dueños de un can. Así, si a nuestro perro le crecen las uñas exageradamente, se le cae el pelo en algunas zonas del cuerpo (formando “calvas”) y presenta extrema delgadez, debemos sospechar leishmaniosis y llevarlo al veterinario. No existe riesgo de contagio, a no ser que el mosquito ande por allí cerca (lo que ocurre en el campo y zonas rurales).

Perro con leishamniosis

Los casos de leishmaniosis en personas son raros en España. No obstante, existen individuos (principalmente niños) que han padecido leishmaniosis cutánea, a veces incluso sin saber que se trata de esta enfermedad, y han curado espontáneamente. Estos casos se dan en la costa mediterránea de España, sobre todo en zona de la Axarquía (Málaga). Otro colectivo que puede sufrir leishmaniosis y de forma más grave son los enfermos de SIDA, ya que su sistema inmune está debilitado y no puede luchar contra la enfermedad. En estas personas una leishmaniosis cutánea puede evolucionar a la forma visceral (ya que como hemos dicho la respuesta inmune del paciente parece jugar un papel fundamental), con el riesgo de muerte que conlleva si no se trata.

 

¿Existe tratamiento?

Existen fármacos para tratar la leishmaniosis, pero el tratamiento es complicado (son fármacos bastante tóxicos, se administran en forma de  inyecciones… todo ello hace que el paciente los rechace y se resista a usarlos). Como tratamiento de primera línea se emplean fármacos que contienen antimonio, como el estibogluconato sódico. No obstante, en algunos países se está produciendo resistencia del parásito a estos medicamentos, que entonces dejan de ser eficaces. En estos casos se pueden usar fármacos de segunda línea, como anfotericina B y paramomiocina.

¿Y qué ocurre con la vacuna? Dada la aparición de resistencias, ahora más que nunca es necesaria. También porque un tratamiento farmacológico puede ser largo y caro, y trae más cuenta poder inmunizar a la población de forma permanente y duradera con una vacuna que sea barata (recordemos además que esta enfermedad hace estragos en las zonas más pobres, y a veces los enfermos ni siquiera pueden costearse los fármacos necesarios).

Sin embargo, a diferencia de otras enfermedades como la malaria, que empiezan a despertar el interés de multinacionales farmacéuticas, la leishmania sigue siendo una enfermedad que parece condenada al olvido. En el pasado se ensayó una forma rudimentaria de vacunación, la “leishmunización”, que consistía en inocular al paciente con el parásito para provocarle la llaga propia de la leishmaniosis cutánea. Como curiosidad, este método se llevaba a cabo en chicas que fueran guapas y en sitios del cuerpo que fueran poco visibles, como un glúteo. Como se creía que quedaban inmunizadas, así se aseguraban de que la llaga no apareciera en sus caras, desfigurándolas y haciéndoles perder su belleza. No obstante, ahora sabemos que realmente no se obtiene una verdadera inmunidad: el parásito inoculado de esta forma queda “latente” en las células y puede manifestarse en algún momento de la vida, incluso como leishmaniosis visceral. También puede ser que no lo haga nunca, pero es un riesgo.

A pesar de todo, actualmente hay investigadores que intentan desarrollar una vacuna. Es difícil, sobre todo teniendo en cuenta que no se está dedicando mucho dinero y que un proyecto así necesita un respaldo económico importante. Aún así, nos encontramos situaciones como la siguiente: hace poco, en nuestro confortable primer mundo se comercializó una vacuna para perros, Leishmune. Cualquier avance es bueno, pero conviene que la cosa no quede aquí y que se siga investigando en la vacuna para humanos. Sería una paradoja que dentro de 50 años todos los perros de Europa estuvieran vacunados y que en América Latina la gente continuase muriendo de leishmaniosis.

Con farmacia y hospital :)

25 Ene

Hoy en la facultad hemos hecho la elección de oficina de farmacia para la asignatura de Estancias. Para el que no lo sepa, yo acabo la carrera este año, y mis últimos exámenes son estos de febrero. En marzo ya sólo me queda una única asignatura, Estancias, que acaba en agosto (son 6 meses, sí) y tiene 15 creditazos. Consiste en trabajo a tiempo completo en oficina de farmacia o servicio de farmacia hospitalaria. Sin que te paguen, por supuesto (por el contrario, pagas tú por hacer la asignatura). Lo que son unas prácticas de fin de carrera, vamos. Y lo peor es la peculiaridad de que acaben en agosto y el examen sea en septiembre, porque hasta entonces no seré licenciada a todos los efectos y no me admitirán en ningún máster en junio, por ejemplo. Si cuando lo solicite en septiembre ya se han acabado las plazas… mala suerte.

Pero bueno, al margen de esto lo que venía a decir es que estoy loca de contenta y deseando hacerlas. Estudiar siempre me ha gustado, pero después de 5 años a tope cada año me voy notando más cansada, quemada y vaga, así que estoy deseando estos meses de pseudo-trabajo y total ausencia de apuntes, por mucho que tenga que currar (y tampoco será tanto).

Y también estoy super feliz porque por primera vez (sin contar becas) he constatado que mi expediente está sirviendo para algo, aunque sea para algo tan “banal” como ésto (al fin y al cabo, tampoco me jugaba nada importante). La elección se hace por orden de expediente: te van nombrando, y vas diciendo la farmacia y el hospital que quieres. Y yo he sido la 5ª en elegir de 145 personas (oh, qué poco modesta contándolo aquí… pues sí, pero es mi blog y me voy a dar el lujo xD).

Así que nada, de marzo a mayo estaré aquí en Granada, en el Hospital San Cecilio; y de junio a agosto en Almería, en una farmacia de la calle Gerona donde hacen fórmulas magistrales y análisis clínicos y las farmacéuticas son super majas. Ya sabéis a dónde tenéis que ir a verme^^ Tengo muchas ganas también de empezar a vivir anécdotas graciosas de farmacia xD.

Al final todo ha salido como quería (de momento, sé que el mundo real empieza lejos de la facultad, pero no vamos a pensar en eso ahora) y sé que los amigos que me leéis os alegraréis por mí. Aquí empieza mi “entrenamiento en serio”, y espero aprovecharlo para ser una buena profesional sanitaria el día de mañana.

SIDA y antirretrovirales

29 Nov

Leí la semana pasada en Público la siguiente noticia: “Tomar antirretrovirales a diario protege del SIDA”. Podéis leerla aquí.

Básicamente, consiste en que se ha realizado un ensayo clínico en hombres homosexuales no infectados por el virus (por tanto, sanos). Se dividieron en dos grupos: a la mitad se le suministró antirretrovirales (un comprimido diario) y a la otra mitad se le facilitó un placebo. Después, según reza el artículo, se les recomendó la práctica de sexo seguro y se les facilitaron preservativos. Luego se les realizó un seguimiento durante un promedio de 1,2 años. Al cabo de este tiempo se observó que en los individuos que habían tomado el antirretroviral, el riesgo de infectarse con el virus se había reducido un 44%.

A esta nueva estrategia se la llama “proflilaxis preexposición” (PPrE), y viene bastante bien explicada en otro artículo de Público, aquí.

Al margen de que considero positivo cualquier avance en el campo de la salud, a mí personalmente (como dice en los dos artículos citados) me preocupa bastante que la gente se “relaje” y tenga una falsa sensación de confianza a la hora de exponerse, dejando de utilizar el preservativo (que hoy por hoy, es el mejor profiláctico del que se dispone). Por otra parte, la técnica está en fase experimental y leemos que aún si llegara a implantarse probablemente tampoco lo haría en toda la población en general (sí es bastante interesante, sin embargo, para los esclavos sexuales que no pueden decidir el uso del preservativo en la relación sexual, por ejemplo).

Esto es lo que nos dice la lógica sanitaria. Pero ¿qué ocurre cuando la lógica, de cualquier tipo, choca con los negocios y los grupos de presión? Pues que desgraciadamente la balanza puede (y suele) caer del lado de estos últimos. Parece una barbaridad pensar que en un futuro, en el primer mundo, personas sanas tomarán un comprimido diario para prevenir el SIDA, “por si acaso”. Parece una barbaridad, pero a las multinacionales farmacéuticas les encantaría: para ellas no hay nada mejor que tener enfermos crónicos y personas sanas “pre-enfermas”. Toda la población medicada, desde el primero hasta el último: beneficios exponenciales. Y a poder ser, en países con alto desarrollo ecónomico: para qué vamos a ocuparnos de países tercermundistas, si no van a poder pagar los tratamientos.

Suena conspiranoico, es cierto. Pero bueno, no sería la primera vez que algo así sucede. Tenemos, por ejemplo, la campaña del miedo a la gripe A, que finalmente quedó en agua de borrajas. Cosas que aún no están muy claras, como la vacuna frente al virus del papiloma humano. En fin, un largo etcétera. Suena a conspiranoia, sí, pero recuerdo que vivimos en un mundo donde un grupito de especuladores pueden hundir a un país entero sin despeinarse. La realidad supera a la ficción, y en este momento la ficción es una pesadilla.

Y volviendo al VIH y dejando aparte el sistema económico, debemos tener presente que al invertir en antirretrovirales disminuye el gasto relativo que se dedica a la investigación de la vacuna (y en estos últimos años ha venido disminuyendo, aunque en valor absoluto esté aumentando el dinero a ella destinado). Y para cortar de raíz el problema del SIDA los pilares básicos son la vacuna y el tratamiento para reducir la transmisión vertical (madre-feto). Aparte del preservativo, por supuesto. Ahora que se acerca el Día Mundial del SIDA, cuando se hablará largo y tendido sobre el tema, estaría bien recordar esto y no dejarnos distraer.

Prácticas de Hidrología Farmacéutica

21 Nov

Ayer sábado me levanté a las siete y pico sin mucho ánimo para ir a la excursión obligatoria de una asignatura optativa, Hidrología Farmacéutica. Mientras esperaba el autobús con mis compañeros, las caras de todos reflejaban el común “quién-me-mandaría-a-mí-coger-esta-asignatura-con-lo-bien-que-estaría-en-mi-cama-a-estas-horas”. Pero eso sí, muy obedientes todos habíamos llevado el bañador por si acaso, ya que nos dirigíamos al balneario de Alhama de Granada.

Después de un viaje infernal con cientos de curvas, llegamos a nuestro destino. Luego de enseñarnos las distintas instalaciones nos ofrecieron darnos el baño de rigor y, ya totalmente emocionados con las maravillas que habíamos visto, nos lanzamos a los vestuarios. Primero nos pasaron a diez personas al baño de la Reina, una sala redonda de piedra con una poza en medio. Agua mineromedicinal a 42ºC, 100% de humedad. El paraíso. Para entonces, ya todos habíamos cambiado nuestra impresión de la asignatura (“oh, dios, qué placer… Tenemos que recomendarla a todos los estudiantes de Farmacia”).

Tras 20 minutos o así, una de las chicas del balneario se acercó a decirnos que la siguiéramos, que nos iban a meter a cada uno en una bañera (“metednos donde queráis… vosotros sois los expertos, líbrenos el cielo de contradeciros”). Así, nos llevaron a un pasillo y nos metieron a cada uno de nosotros en unas habitacioncillas individuales, a media luz, y donde había una bañera de mármol INMENSA con agua caliente burbujeante. Mente en blanco, regresión al vientre materno, y más de uno se quedó medio grogui y con cierto miedo a quedarse dormido y perderse del grupo.

Cuando todo acabó, nos dirigimos como zombies a cafetería (con un hambre mortal, eso sí) y también como zombies nos metimos en el autobús. Las consecuencias: siesta después de comer y una relajación y una paz extremas que me duraron el resto de la tarde, durante un paseo por Granada y en las tapas de por la noche. Vale la pena permitírselo de vez en cuando, aunque buscaremos otros baños más baratos en la ciudad, porque el precio de Alhama es un poco prohibitivo.

Baño de la Reina (foto que he encontrado en Internet)

Y el viernes por la tarde-noche hice una expedición en solitario a “hacer un mandaíllo” (expresión almeriense que se usa cuando no apetece dar explicaciones de adónde se va) en una calle que no había escuchado en mi vida. Era una callejilla por detrás de Recogidas que encontré a la primera, después de haberme estudiado concienzudamente Google Maps. Y lo cuento porque es una de las cosas que me encantan de Granada: a pesar de las miles de personas que había en Recogidas de compras y del bullicio consecuente, fue doblar una esquina y encontrarme en otra dimensión. Una calle más bien oscura, empedrada, en la que parecía que había ocurrido una catástrofe nuclear por el absoluto silencio y lo desierta que se encontraba. La verdad es que daba un poco de mal rollo, y cuando abrí la mochila para sacar los guantes, el “risssss” de la cremallera se oyó en 20 metros a la redonda.

De cualquier forma, mi pequeña excursión fue infructuosa porque quienes buscaba ya no estaban allí: en el local había un cartel grande de “se alquila”. Digo yo que actualizar el “dónde estamos” de las páginas webs no cuesta tanto… Así que me fui a Calle Elvira, y quien sí estaba, por suerte, era el señor árabe al que siempre le he comprado las cachimbas, también conocido como “el amigo” (porque siempre que voy a comprar me llama “amiga”, “hermana” y me hace millones de regalos). Compré tabaco de menta y una cachimba nueva, que me acabo de fumar muy despacio mientras escribía esto, disfrutando del relax que me dura desde ayer.

Y ése ha sido mi fin de semana. Buen inicio de la que viene a todos : )